Últimos Posts:
Ultimas Publicaciones

Análisis a fondo del nuevo iPhone 4S

Por fin se ha desvelado la incógnita, la nueva generación de iPhone ya está aquí. Ya es oficial que el terminal presentado es el iPhone 4S, y no el iPhone 5 como todo parecía apuntar. Muchos usuarios se sienten decepcionados ya que el nuevo terminal mantiene el mismo diseño que el actual modelo. Aunque por fuera no haya sorprendido, en su interior alberga nuevos componentes y funciones que suponen un salto tecnológico dentro de la familia de iPhones. Sin embargo, sus prestaciones no son demasiado espectaculares si las comparamos con las que ofrecen otros terminales como el Samsung Galaxy S2 o el HTC Sensation, por poner un ejemplo.

Este modelo ha provocado gran expectación y, desde hace meses, hemos asistido a una lluvia imparable de rumores. El descontento que ha provocado entre quienes esperaban un iPhone 5 se ha hecho notar rápidamente tras la presentación. Tras el salto te contamos todos los detalles.

Diseño y pantalla

En el apartado del diseño no hay mucho que comentar, mantiene exactamente el mismo aspecto que su predecesor con la insignificante diferencia de que pesa tres gramos más. Volvemos a ver las partes trasera y delantera recubiertas en cristal y los bordes de metal. Los botones y conexiones tampoco han sufrido cambios, al contrario de los rumores que aseguraban que el botón de inicio aumentaría su tamaño o que el interruptor de silencio se trasladaría a la parte derecha. El iPhone 4S también estará disponible en dos colores y parece que el modelo blanco estará disponible desde el principio, a diferencia de anteriores ocasiones que se demoró varios meses desde la presentación.

Con la pantalla más de lo mismo. Al contrario de lo que se rumoreaba el iPhone 4S viene equipado con exactamente la misma pantalla que el iPhone 4. Recordemos que es un panel Retina Display de 3,5 pulgadas con una resolución de 960 x 640 píxeles y una concentración de 326 ppi.


Conectividad

Empezamos a ver algunas novedades, se ha confirmado el rumor que rondaba en los últimos días, el iPhone 4S será compatible con redes GSM y CDMA. Esto significa que el terminal funcionará en cualquier país y ya no habrá un modelo especifico para cada región. La velocidad de conexión 3G (HSPA) ha sido mejorada con respecto al anterior modelo y ahora alcanza 14,4 mbps de velocidad de descarga y 5,8 de subida. El resto de conexiones siguen la línea del iPhone 4: es compatible con redes Wi-Fi mediante el protocolo 802.11 b/g/n, incluye GPS asistido con sensor de brújula digital y un puerto inalámbrico Bluetooth 4.0.

Entre las conexiones físicas se encuentra el conector de audio estándar de 3,5 milímetros para conectar los auriculares y la conexión dock de 30 pins destinada a la carga de la batería. Finalmente no se ha incluido un puerto MicroUSB, como se había comentado durante las últimas semanas.

Cámara y multimedia

Como ya esperábamos, la cámara ha aumentado la resolución de su sensor hasta ocho megapíxeles (3264 x 2448 píxeles). El sensor es del tipo Backside Illumination, una tecnología que permite captar una mayor cantidad de luz (hasta un 73% más) y hace que la captura sea más rápida, concretamente un 33% más que la cámara del iPhone 4. También evita algunos problemas como como la aparición de ruido en las imágenes y consigue buenos resultados incluso aunque las condiciones de luz sean desfavorables. El iPhone 4S promete captar imágenes con una calidad sorprendente, la tecnología del sensor se complementa a la perfección con una nueva lente de mayor calidad. El objetivo está compuesto por cinco lentes y ofrece imágenes hasta un 30% más nítidas, también es más luminoso y tiene una apertura de f/2.4.

Como no podría ser de otro modo, la cámara es capaz de grabar vídeos con calidad FullHD (1080 líneas). Además se ha incluido la función de estabilizador de vídeo para evitar temblores en la imagen y un sistema de reducción de ruido.

Por lo demás no hay grandes cambios. Sigue incorporando un flash LED, tiene función de geoetiquetado de imágenes, detector de rostros, cámara frontal con calidad VGA e incluye una función mejorada de balance de blancos automático.

Como novedad de iOS 5 (la nueva versión del sistema operativo móvil de Apple), la aplicación de la cámara ha sido optimizada. Ahora podremos acceder a ella más rápidamente desde un icono dedicado que se encuentra en la pantalla de bloqueo. También será posible tomar las fotos pulsando la tecla física de subir el volumen para mayor comodidad. Algunas de las nuevas funciones incluyen la opción de recortar y rotar imágenes o bloquear el enfoque y la exposición.

En el apartado multimedia la novedad viene de la mano de Airplay. Ahora será posible duplicar la pantalla del iPhone 4S directamente en un televisor compatible por lo que podremos disfrutar de juegos o aplicaciones en una pantalla grande.

Procesador y memoria

Uno de los primeros datos confirmados en la presentación, es que el iPhone 4S vendrá con un procesador mucho más potente, concretamente un A5 (el mismo que lleva el iPad 2), con doble núcleo y una velocidad de reloj de 1 Ghz. Según Apple el procesador ofrece el doble de velocidad de CPU y un rendimiento gráfico hasta siete veces más rápido que su predecesor.

En cuanto a la memoria interna, el iPhone 4S se comercializará en tres modelos con distinta capacidad de almacenamiento: 16, 32 y 64 Gb.


Sistema operativo y aplicaciones

El iPhone 4S integra la última versión de la plataforma de Apple, iOS 5. La nueva entrega aporta mejoras como el nuevo centro de notificaciones, la aplicación iMessage (parecida a Whatsapp), integración con Twitter, Cards (aplicación para crear tarjetas de felicitación) o los recordatorios. Una de las aplicaciones estrella es sin duda iCloud, este sistema almacenará información en la nube -como contactos, eventos del calendario o fotografías- y la sincronizará automáticamente con todos nuestros dispositivos de forma remota. iOS 5 también permitirá la sincronización con iTunes sin necesidad de usar cables mediante el sistema conocido como OTA (Over-The Air). Como novedad, en esta presentación ha aparecido la aplicación Find My Friends, mediante la que podremos localizar a nuestros amigos.

iOS 5 estará disponible a partir del 12 de octubre para su descarga y será compatible con iPhone 3GS, iPhone 4, iPod Touch y Ipad (1 y 2).

Siri

Llega el turno de Siri, el completísimo sistema de control por voz (antes conocido como Assistant), que promete ser uno de los puntos fuertes de l iPhone 4S, ya que es exclusiva de este terminal. Con esta nueva función podremos preguntar casi cualquier cosa y el iPhone 4S responderá.

Además no será necesario usar las mismas expresiones para que el teléfono nos entienda. Es decir, podremos formular la pregunta de muchas formas distintas. Por ejemplo si queremos saber el parte meteorológico podremos decir ¿qué tiempo va a hacer hoy? o ¿voy a necesitar un paraguas?, entre otras posibilidades. El asistente de voz también será capaz de crear eventos en el calendario e incluso nos avisará si la cita se solapa con algún evento existente.

También se ha confirmado que la función de control por voz vendrá con Wolfram Alpha integrado. Una base de datos online que ofrece definiciones sobre multitud de conceptos e incluso resuelve problemas matemáticos, y que ahora está disponible en el iPhone 4S.

Por supuesto también será capaz de convertir la voz en texto con el sistema de dictado, que resultará muy útil si queremos enviar un correo electrónico o mensaje de texto mientras estamos ocupados con otras tareas. Esta función está disponible a través de Siri y del nuevo botón que se ha añadido al teclado virtual, justo al lado de la barra espaciadora. La mala noticia es que, por el momento, el sistema funciona únicamente en tres idiomas, francés, inglés y alemán.


Autonomía, precios y disponibilidad

Aunque no se ha detallado la capacidad de carga de la batería, sabemos que ha sido optimizada para aumentar el tiempo de duración. Así, el terminal aguantará encendido en conversación hasta 8 horas (3G) y 14 horas (2G); en reposo llegará hasta 200 horas. A la hora de navegar por internet, la autonomía será de 6 horas en modo 3G y aumentará hasta 9 horas si usamos el Wi-Fi. Por último podremos ver vídeos sin interrupciones durante 10 horas seguidas y escuchar hasta 40 horas de música.

Como ya hemos dicho, el terminal se comercializará en tres modelos con distinta capacidad de almacenamiento. El modelo con 16 Gb costará 200 dólares (unos 150 euros al cambio), con 32 Gb el terminal tendrá un precio de 300 dólares (226 euros) y finalmente la nueva versión de 64 Gb supondrá un desembolso de 400 dólares (300 euros). Hay que destacar que estos son los precios aproximados de los terminales suponiendo que aceptemos un compromiso con las operadoras.

Su puesta a la venta se producirá el 14 de octubre y llegará a España un poco más tarde, concretamente el 28 de este mismo mes.


Lo mejor

La potencia de su procesador, la nueva cámara o la conectividad mejorada suponen mejoras sustanciales con respecto al actual modelo. Sin embargo, la función más aclamada ha sido Siri, el completo sistema de control por voz que cambiará la forma en que usamos el móvil.

Puede mejorar

Este terminal ha sido una gran decepción para muchos, que esperaban un iPhone 5 con un diseño totalmente nuevo. Aunque incorpora algunas mejoras, éstas no son demasiado espectaculares y sigue manteniendo exactamente el mismo diseño que el iPhone 4. La gran expectación provocada por el nuevo terminal de Apple, con miles de rumores y especulaciones revoloteando a su alrededor, se ha dado de bruces con la llegada del iPhone 4S.

Ficha Técnica

Estándar 850 / 900 / 1800 / 1900 / 2100
GSM / UMTS / HSDA / CDMA
Peso y dimensiones 115,2 x 58,6 x 9,3 milímetros140 gramos
Procesador y memoria Procesador A5 1 GHz

Memoria interna de 16 / 32 GB / 64 GB

Pantalla
IPS capacitiva de 3,5 pulgadas (960×640 píxeles)

Retina Display de alta resolución

326 píxeles por pulgada

Cámara Sensor 8 Megapíxeles
Flash LED con luz de video integrado (1080p @30fps)
Autoenfoque
Zoom digital 5x
Editor de foto y vídeo iMovie
Cámara secundaria para videollamadas
Geoetiquetado de imágenes
Multimedia Reproducción de música, vídeo y fotos
Controles y conexiones Sistema operativo iPhone OS 5

Botón lateral de silencio

Control de volumen lateral

Acelerador gráfico 7x mejora que la anterior edición

GPS integrado con brújula digital

Acelerómetro y Giroscopio de seis ejes

Salida de 3,5 mm para auriculares

Visualizador de documentos y lector de libros electrónicos iBooks

Sin cables: HSDPA, Wi-Fi 802.11 b/g/n y Bluetooth 4.0

Autonomía Conversación: 8 horas (3G) / 14 horas (2G)

Reposo: 200 horas

Navegación: 6 horas (3G) / 9 horas (Wi-Fi)

Reproducción de vídeo: 10 horas

Reproducción de música: 40 horas

Disponibilidad 28 de octubre (España)
+info Apple

Apple, el gran legado de Steve Jobs

Como inspirador en general, y mentor en particular, la muerte de Steve Jobs ha dejado huérfanos a miles de creadores, ingenieros, emprendedores o diseñadores, entre otros, de todo el mundo. En el caso de Apple, la herida se hace más profunda. La imagen de la manzana mordida es inseparable de la de Steve Jobs, fundador junto a Steve Wozniak de una de las multinacionales referentes por excelencia, cuyos inicios se germinaron en el interior de un garaje en 1971.

Jobs y Wozniak se conocen en 1971. Desde el principio, los papeles de ambos, y que luego acabaría conformando la limitada estructura de trabajo de Apple Co, están claros. Steve Wozniak (o Woz, como amigablemente se le conoce) sería el responsable de la ingeniería, y Steve Jobs se centraría en el apartado comercial. Fruto de ese tándem aparece en escena el Apple I. Era 1976, y este ingenio que hoy podríamos definir como rudimentario, serviría para edificar sobre él un imperio.

El Apple I profesionaliza la empresa de los Steve. Por unos 666,66 dólares, consiguen vender unos 175 equipos, y lo que es más importante: empiezan a captar la atención de la industria. El dinero que ganaron por las ventas de este ordenador se reinvierte en el diseño y construcción de una segunda generación, el Apple II, y ahora sí, empezamos a vislumbrar cómo será el ordenador personal que años más tarde invadirá como una epidemia las casas, oficinas, tiendas y establecimientos de todo el mundo. Todavía estamos en 1976.


El Apple II es además el inicio de una filosofía donde la máquina no lo es todo. Jobs no sólo presenta el dispositivo (ese mismo año muestran su ordenador en el Personal Computing Festival) sino que lo rodea de un halo mágico y de una retórica que años más tarde se conocería como el campo de distorsión de la realidad (término acuñado precisamente por uno de los vicepresidentes de la compañía, Bus Tribble). Ese campo de distorsión no sólo será retórico (entendido como verbal) sino además aparente. Para comprenderlo, baste saber que el Apple II se vendía en unas cajas estratégicamente diseñadas para aportar ese valor emocial que hoy día es indisoluble de cualquier dispositivo Apple.

Los prototipos del Apple II se desarrollan entre 1976 y 1978, año este último en que se vende la primera unidad por poco menos de 1.300 dólares. Entonces, Apple ya cuenta con su logo actual, la manzana mordida, aunque con el clásico arco iris que años más tarde sería sustituido por una textura más aséptica y metálica. Fue la aportación de Regis McKeena, primer fichaje de Apple y procedente de Intel. McKeena sucumbió a los encantos de Jobs como vendedor, siendo curioso que la primera incorporación a la compañía no fuera un ingeniero de laboratorio, sino un responsable de publicidad.

El Apple II sirvió, como ya hemos citado, para centrar la atención de algunos representantes de la industria. Tal fue así que en 1977 Apple recibe su primera inversión externa, siendo el mecenas el inversionista Mike Markkula. Esto sirve para que Jobs y Woz puedan dedicarse en exclusiva a su creación, abandonando las respectivas empresas para las que trabajan (Atari y HP). Desde ese momento, Apple empieza a crecer como la espuma.


Desde 1978 a 1981 la empresa vive un turbulento ascenso en popularidad y éxito. No obstante, es durante ese periodo cuando se gestan situaciones que acabarían por devenir en crisis años más tarde. La primera, en 1981, cuando Woz decide abandonar el barco. Un accidente de avión le hace reconducir su vida, descubriendo que el frenético ritmo de trabajo que impone el entusiasta Steve Jobs se aleja de los objetivos que él se marcó en los inicios de aquella aventura. Han pasado diez años desde que conoció a aquel mágico jovenzuelo y llegaba el momento de presentar la renuncia.

Para entonces, ya había sido presentada una tercera generación de su ordenador personal, el Apple III, una máquina que tuvo que ser revisada en una par de ocasiones por problemas derivados del calentamiento desde su fuente de alimentación. El equipo ya contaba con un buen catálogo de software, desarrollado por personal dedicado a Apple. No obstante, y pese a que la perspectiva con la que se observaba a la compañía distaba mucho de la desenfadada imagen con la que llegaron al éxito desde un garaje, el Apple III fue el inicio de un pequeño periodo de fracasos que continuó con Apple Lisa, en 1983.

Lisa fue sin duda la primera gran revolución que Apple le propuso al mundo. No sólo era una máquina, era un concepto: un equipo que sintetizaba la filosofía de sencillez y accesibilidad, dotado de una interfaz gráfica y de un ratón (aunque ambas cosas fueron un préstamo procedente de Xerox). Pese a todo, Lisa no cuajó a causa de un precio prohibitivo: 10.000 dólares. En ese momento, empezó a intuirse el declive de Jobs al frente de Apple. Desde la dirección de la empresa se quejaban acerca del tratamiento que el fundador le dispensaba al equipo de trabajo, y poco después, Jobs elegiría al que más tarde podría haber considerado como el Judas de Apple: John Sculley.


John Sculley era un alto directivo de Pepsi. Para reclutarlo, Steve Jobs recurrió a su hipnótica e irreprochable retórica (de nuevo, aquello que para entonces ya había sido definido como el campo de distorsión de la realidad de Jobs). Así, la frase “¿Prefiere pasar el resto de su vida vendiendo agua azucarada o tener la oportunidad de cambiar el mundo?” pasó a la historia.

El nuevo equipo sirvió también para reciclar los vientos que arrastraban la nave de Apple. El puerto al que llegarían es otro hito en la historia de la tecnología en general y de la compañía en particular: Macintosh. En enero de 1984 se lanza al mercado. De nuevo, el qué no es lo único importante, sino que el cómo se convierte en una parte fundamental del discurso de la computadora.

Un cómo que se tradujo, en primer lugar, con el anuncio publicitario más célebre de la historia de la tecnología, ese trasunto del 1984 en el que Apple se autoproclama como elemento liberador de la política orwelliana de IBM; el otro cómo está en la construcción del Apple Macintosh, al que se le reprochó la escasa memoria que instalaba (128 Kb) y la ausencia de bahías de conexión. Te suena, ¿verdad?

A medio y largo plazo, el mercado no respondió al Macintosh como Apple esperaba. En ese momento, comienza un periodo de tensión intestina en la empresa que, para empezar, reúne en un sólo equipo a los desarrolladores de Lisa y Macintosh, un movimiento no exento de problemas (el propio Jobs azuzó una férrea competitividad entre ambas secciones). El fundador de la empresa empieza a ser visto como un genio excéntrico y un elemento perturbador para el futuro de Apple.

El propio Sculley trata de alejar a Jobs de la cúpula de decisiones de la compañía. Es el momento en que comienza a vislumbrarse la travesía por el desierto que llegaría poco después, y que comenzó con el destierro a Siberia, que es como Jobs llamaba con sorna al edificio donde se ubicaba su despacho, alejado del núcleo central de Apple. Sólo un año después de la aparición del primer Macintosh, Steve Jobs es despedido de Apple, la empresa que él mismo edificó. Era 1985 y Jobs tenía 30 años.

La efervescencia creativa de Jobs impidió que se viniera abajo tras este varapalo. No tardó en rearmar sus naves, fundando una pequeña compañía de software, NexT Inc. Una de las jugadas más brillantes de Jobs al frente de NexT fue adquirir la división de animación por computadora de LucasArt, la empresa de efectos especiales de George Lucas. En aquel pequeño equipo había un tipo que años más tarde se confirmaría como otro de los genios alumbrados al amparo de Jobs, John Lasseter. La empresa que resultó de aquello hoy no necesita presentación: Pixar Animation Studios, esa fábrica de magia sin la cual no conoceríamos Toy Story, Wall-E o Buscando a Nemo. Corría el año 1986, aunque no fue hasta 1996 cuando se estrenó el primer largometraje de Pixar (precisamente, Toy Story). Pixar salvó de las llamas a Disney, que compró la compañía de animación por 7.500 millones de dólares, colocándose Jobs entre los miembros de la fábrica de sueños. Por cierto, que en uno de los equipos desarrollados por NexT, el NexTcube, se gestó la World Wide Web (el protocolo con el que hoy navegamos por Internet) de Tim Berners-Lee en 1991.

Como toda historia ceñida a los cánones del mito del héroe, Steve Jobs tenía reservada su vuelta a Apple por todo lo alto. Entre 1985 y 1996, la compañía vive su peor momento, con John Sculley, Michael Spindler y Gil Amelio como responsables de la debacle. Microsoft e IBM destrozan un mercado en el que otros fabricantes, como Olivetti o HP, torpedean con artillería pesada a la prometedora en otro tiempo compañía de la manzana. No obstante, en 1996 se cierra el círculo con el regreso del creador a Apple. La compañía adquiere NexT, y Steve vuelve a tomar asiento en el consejo de administración de la empresa. En 1997 se vuelve a colocar al frente de un imperio en ruinas que él mismo se encargará de reedificar con nuevas estructuras. La primera: el iMac.

El iMac no sólo marca el inicio de la etapa que se extiende hasta nuestros días. También representa un modo de entender la tecnología, materializada en un equipo que no sólo aporta una experiencia práctica, sino también emocional, cargada de diseño y con un espíritu innovador. Además, el iMac es el primer equipo de la firma en apostar por los estándarse USB y FireWire.

Un Steve Jobs más sabio y sereno emprende acciones de conciliación con sus enemigos en favor del bien común. La rivalidad con Microsoft en general y con Bill Gates en particular se remonta a la época del Apple Lisa, cuando Jobs acusó a Gates de robar la idea de la interfaz gráfica de MacOs y usarla en Windows (curioso, porque el propio Jobs se inspiró en el trabajo de Xerox a la hora de desarrollar su sistema operativo de interfaz gráfica). No obstante, y aunque Jobs demostrará a lo largo de los años que perdona pero no olvida, la nueva etapa de Apple busca integrar funciones a sus equipos que pasan necesariamente por la colaboración de Microsoft. Corre el año 1999.

Las distintas actualizaciones del iMac sirven para fidelizar a un importante grupo de seguidores de la firma, aunque no consigue arrancar una cuota de mercado significativa frente al monstruoso Microsoft, que devora el sector con hordas de software dedicado a multitud de ámbitos. Una vez más, el genio creativo crea un nicho a partir de la nada, y Steve Jobs experimenta una epifanía. Su nombre es sinónimo de música portátil: iPod.

El reproductor surge de la mente de un ingeniero que hábilmente Jobs recoge bajo su amparo, Tony Farell. Lejos de dedicarse a fabricar terminales, el proyecto de Apple traslada su filosofía primigenia al campo de los reproductores, y concibe un dispositivo que integre como ninguno la fabricación del artefacto con funciones exclusivas y dedicadas. Nace así iTunes, entendido como un programa de reproducción de música, pero también como una plataforma de venta de canciones y discos al servicio de iPod.

Estamos en el año 2001, un momento fundamental para entender el fenómeno que supuso iPod. Las casas discográficas tocan tambores de guerra a causa de la despiadada aparición de las descargas no autorizadas de música a través de programas P2P. Para muestra, un botón: en paralelo a la aparición del iPod, las compañías de discos disparaban toda su batería de cañones contra Shawn Fanning y Sean Parker, creadores de Napster (la quintaesencia del fenómeno P2P e inspiración al actual fenómeno de las descargas), y la aparición de un servicio que emulaba el funcionamiento de este tipo de sistemas en un marco legal y lucrativo fue acogido con entusiasmo por parte de las empresas del sector.

iPod y iTunes se convierten en los anabolizantes fundamentales que musculan la presencia de Apple en el mundo desde ese momento. La manzana sale de las casas y oficinas de un dos por ciento de los usuarios para instalarse en los bolsillos, maletas, mochilas y brazaletes de miles, millones de aficionados a la música. Jobs literalmente levanta un nuevo templo sobre las cenizas del que ardió durante su exilio y catapulta de nuevo a Apple como referente de una filosofía única.

Entre 1999 y 2007, fecha del siguiente hito en la firma, un nuevo y macabro varapalo azota la dirección de la empresa. A Steve Jobs se le diagnostica un cáncer de páncreas en 2004. Para entonces, la figura de Jobs es venerada por su aura mágica y mesiánica, en parte diseñada con un discurso claro, conciso y deslumbrante y con una estudiadísima puesta en escena en la que su atuendo, casi sacerdotal, se ha llegado a convertir en un icono (zapatillas, pantalón vaquero y jersey negro de cuello de cisne).

Jobs asume la proximidad de su muerte, y lejos de ensombrecer su carácter, se siente empujado hacia un vitalismo aún más radiante. En una entrevista reconoce que la conciencia de que puede morir lo libera del miedo, y gracias a ello, desata su creatividad. En el famosísimo discurso de graduación que le dedicó a los estudiantes de Stanford reincide en esta idea, animando a seguir las metas personales sin importar las consecuencias. Habla de locura en ese discurso. Y una locura es lo que estaba por llegar. El iPhone.

El teléfono táctil por excelencia se presenta en enero de 2007, aunque no se pondrá a la venta hasta unos meses más tarde. La tecnología táctil ya era un hecho antes de llegar el iPhone, pero con este terminal, una vez más, Apple reincide en la idea de que el qué puede no ser nada sin el cómo. El cómo del iPhone se conoce hoy con el término de experiencia de usuario (tantas veces reproducido desde entonces). El iPhone es el dispositivo multimedia con el que podemos hablar por teléfono, navegar por internet, escuchar música, ver vídeos… y todo ello, sin complicaciones. El dedo se convierte en el mejor aliado del iPhone y jubila a los punteros stylus, herederos de las obsoletas PDAs.

Pero la gran innovación, la gran aportación de Apple para el mundo con el iPhone no fue el dispositivo. La firma entendía el terminal como un importante y muy atractivo medio para un bien superior en sus objetivos: la App Store. A partir del iPhone, surge el concepto de aplicaciones ligeras que podemos descargar para ampliar y personalizar las funciones del teléfono. Basta con contar con una conexión a Internet y una cuenta Mac para hacer que nuestro móvil se convierta en otras muchas cosas.

La aportación de Apple con el iPhone, sin embargo, no sólo fue técnica. Desde 2007, gente ajena o poco interesada en el sector tecnológico espera con avidez el anuncio de la keynote anual (que no evento o presentación) ante las novedades de la firma. Y en ellas, Jobs es la estrella indiscutible, abriéndose aún más, si cabe, al mundo.

Mientras continúa evolucionando la compañía con actualizaciones de sus dispositivos informáticos (los iMacs basados en Intel, la línea MacBook de portátiles estilizados y el novedoso concepto de ultrabook que se concibió a partir del MacBook Air) y móviles (los iPod se bifurcan en multitud de modelos y generaciones según tamaños, funciones, memoria e incluso habilidades táctiles), Apple gesta un nuevo golpe de efecto: el iPad.


Si el iPhone es el móvil táctil más famoso, el iPad puede considerarse la tableta originaria de una nueva categoría inédita hasta ese momento. Una vez más, Apple hizo magia en 2010 demostrando que el todo puede ser más que la suma de sus partes. En este caso, las partes era un concepto que gozaba de poca popularidad, el TabletPC, y el universo de aplicaciones descargables que surgió a partir del lanzamiento del iPhone. El resultado fue un dispositivo difícil de definir, que en sólo un año le ha dado la vuelta al sector como si fuera un calcetín, inoculándose en las venas de un mercado que hace dos años ni siquiera era imaginable.

En las últimas valoraciones de mercado se ha sabido que Apple es la única empresa que crece en ventas de ordenadores (algo condicionado por su escasa cuota de mercado, aún canibalizada por los equipos basados en sistema Microsoft), y la compañía tecnológica más valiosa en cotización bursátil. La figura de Steve Jobs ha sido ineludible para argumentar la posición de Apple, y de hecho el anuncio de su renuncia al cargo en agosto de 2011 se tradujo en una bajada en los títulos de la firma en Bolsa.

Aún persistía la esperanza de quienes creían (creíamos) que Jobs se despediría de sus acólitos el pasado 4 de octubre, cuando Tim Cook presentó el legado del patrón, el iPhone 4S. Sin embargo, Steve no acudió a la cita. Hoy hemos sabido porqué. Hoy la manzana se tiñe de negro.

Samsung intentará bloquear la entrada del Iphone 4S

samsung_vs_apple

Las tablets y celulares de Samsung, los Galaxy, han sido bloqueados por Apple para ser vendidos en ciertas partes del mundo y es precisamente por eso que Samsung ahora intentará devolverle el “favor” a Apple.

Según el periódico The Wall Street Journal, Samsung impedirá que el nuevo Iphone 4S sea vendido en Francia e Italia debido a que Apple está infringiendo en 3 patentes de Samsung con este dispositivo.

Pero ¿Por qué Francia e Italia? Según un representante de Samsung comenta que esos son mercados clave en Europa y que bloquearlos sería muy desfavorable para Apple.

Hasta ahora los planes de Apple son lanzar la nueva versión del Iphone en Francia, Italia y gran parte de Europa a finales del mes.

Esta noticia no sorprende demasiado ya que Samsung había asegurado que bloquearía cualquier dispositivo nuevo de Apple, incluso antes de que se diera a conocer.

En lo personal considero que Samsung está actuando de una manera infantil y que más allá de generarle un beneficio, pudiera convertirse en un aspecto negativo desde la perspectiva de sus usuarios, lo que terminaría en bajas ventas de sus dispositivos.

¿Ustedes que creen?

Steve Jobs 1955-2011

SteveJobs(1)

La noticia acerca de la muerte de Steve Jobs ha generado una ola de tristeza en el mundo de la tecnología y sobretodo en sus seguidores. Expertos en el área de la tecnología como Mark Zuckerberg, Bill Gates y Barack Obama han dado a conocer sus condolencias:

Mark Zuckerberg:

“Steve, gracias por ser un gran mentor y un amigo. Gracias por mostrarnos que lo que has construido ha podido cambiar el mundo. Te extrañaré”

Bill Gates:

“Estoy verdaderamente triste de enterarme acerca de la muerte de Steve Jobs. Melinda y yo les mandamos nuestras más sinceras condolencias a su familia y a cualquiera que Steve haya tocado con su trabajo.

Steve y yo nos conocimos hace unos 30 años atrás, hemos sido compañeros, competidores y amigos durante más de la mitad de nuestras vidas.

El mundo pocas veces ha tenido a alguien que ha impactado tanto de la manera en que Steve lo hizo, y este sentimiento que deja seguirá latente durante muchas generaciones.

Para aquellos de nosotros que fuimos lo suficiente suertudos como para trabajar a su lado, puedo decir que ha sido un muy gran placer. Extrañaré a Steve inmensamente”

Barack Obama

Michelle y yo estamos muy tristes de saber de la muerte de Steve Jobs. Steve está entre los más grandes innovadores, lo suficientemente valiente para pensar diferente, lo suficientemente inteligente para creer que se puede cambiar el mundo y lo suficientemente talentoso para lograrlo.

Creando una de las compañías más valiosas del mundo desde su propia cochera, ayudó a dar un ejemplo del ingenio americano. Mediante la creación de computadoras personales y poniendo el internet en nuestros bolsillos, hizo que la información no solo fuera accesible sino que también intuitiva y muy divertida. Gracias a que él creía que era importante vivir cada día como si fuera el último, logró una de las cosas más difíciles: cambiar la forma en que cada uno de nosotros ve el mundo.

Michelle y yo mandamos nuestras condolencias a la familia de Steve, su esposa y a todos aquellos que lo amaban.”

Larry page

“Estoy extremadamente triste de enterarme de la noticia de Steve Jobs. Él era un gran hombre y extremadamente creativo y brillante.

Su dedicación en la búsqueda de la mejor experiencia para el usuario siempre me inspiró. Cuando yo me convertí en CEO de Google él siempre me ofreció su ayuda y consejos, incluso cuando no se encontraba bien de salud”.

 
Soporte : GFSistemas Corp. | Email Marketing | Pedidos o Sugerencias
Copyright © 2013. Informática al Día GFSistemas - Todos los Derechos Reservados By GFSistemas
Template Created by GFSistemas Published by GFSistemas
Proudly powered by Blogger